Evita que sufran

Evita que sufran

No tenemos idea de cómo podemos influir en la vida de los más pequeños. Ellos son seres vulnerables, y en muchas ocasiones, no lo tenemos en cuenta.

Cuando hay un problema en casa, o una situación que “no siga la normalidad”, debemos ser pacientes, respetuosos y empáticos con ellos. Siempre, intentando que éste se sienta cómodo e informado en la situación.

No somos conscientes de que podemos hacerle mucho daño, cuando por ejemplo hay un problema entre sus padres, o ellos mismos tienen alguna situación problemática, y nos encontramos con que no sabemos manejar correctamente la situación.

Lo mejor que se puede hacer en estos casos, es acudir ante un profesional y pedirle ayuda. Ya que, éste nos recibirá e informará correctamente sobre qué es lo mejor que podemos hacer, y las decisiones más adecuadas que tomar, para respetar la vulnerabilidad y la libertad de cada persona afectada, y en especial de los más pequeños.