El sueño congelado❄️

El sueño congelado❄️

Eran las 5 y media de la mañana. Y nevaba.

Había empezado a nevar desde por la noche y, la intensidad era tal, que las calles estaban repletas de blanco, y en el paisaje no podía casi diferenciarse apenas unos hogares de otros.

Cuando María despertó a las 7 de la mañana para ir a clase, se dio cuenta de la sorpresa que le esperaba fuera de casa…

Había soñado con que nevase de esa manera, desde que era pequeña. Pero en su ciudad nunca ocurría…

Así, cuando vio la espesura que tenía esa blanca capa que cubría cada rincón de la ciudad, se puso a gritar de alegría como hacía mucho no lo hacía.

María era una chica que siempre iba con prisa, y que desde hace mucho tiempo había dejado de preocuparse por ella, y por lo que quería, para dedicarse a cosas que no le llenaban lo suficiente, ni la motivaban.

Pero la noche anterior, la chica que parecía ser feliz, a ojos de los demás, pero que realmente no lo era, se había ido a la cama con una gran sonrisa, después de haber decidido seguir formándose en aquella carrera que años atrás tuvo que dejar, por contratiempos inoportunos.

Fueron pasando los días, y la nieve no dejaba de caer.

A María le gustaba pensar, cuando observaba la nieve desde la ventana de la cocina cada mañana, que ésta era azúcar, que una pequeña criatura se dedicaba a espolvorear desde el cielo cada noche.

De repente, todo tuvo sentido. No existía ninguna criatura, era la propia María la que cada vez que se sentía realmente feliz y motivada con lo que realizaba, hacía que nevase.

Su gran sueño se hacía realidad, a la par que luchaba por llevar a cabo el otro sueño (el de estudiar su vocación), que siempre se le había resistido.

Todo era realmente mágico. Aunque algunos vecinos, decían haber visto algo, correteando los tejados alguna que otra noche…

Minientrada

Microcuento

Ella que no podía parar de llorar, le decía a gritos, que por qué la razón para que se alejara de su lado, era que ésta no le había escuchado durante todo este tiempo, que habían estado juntos.

Él, que intentaba retener la respuesta que se había alojado en la punta de su lengua, y que había luchado cada segundo, minuto y hora de cada día de su relación, por salir disparada, finalmente dijo:

– Porque no es lo mismo oír que escuchar.

Minientrada

¿ No oyes la música ?

Entonces le dijo:

– ¿ No oyes la música ?

Y ella le respondió que por más que intentaba escuchar, no podía oír nada.

Él le dijo que la melodía de la lluvia, no había parado de sonar desde esa madrugada y a continuación, le propuso:

– ¿ Bailamos ?

¿ Por qué Senza Misura ? – ENTRADA ESPECIAL 🍀

¿ Por qué Senza Misura ? – ENTRADA ESPECIAL 🍀

Me llamo Alba. Pero soy más conocida por aquí como Senza, o Senza Misura, tal y como podéis leer en el nombre de mi blog.

Ahora bien, ¿ Por qué decidí ponerme ese nombre ?

Read more